Pibe chorro

Pibe chorro
Los charcos serpenteaban por la calle como arroyos de estrellas y hasta un fragmento de luna que en ellos se reflejaba, pretendía imprimir un detalle de perlas perdidas entre la mugre y las latas. Techos de chapa y cartones. Perros pulguientos. “Empanada $2” anunciaba con pintura chorreada un improvisado cartel.
Seguir leyendo Pibe chorro