En el lecho de muerte

En el lecho de muerte

 

Cuando el gran maestro del hasidismo Zusya de Anipol se hallaba en su lecho de muerte, empezó a llorar. Sorprendidos, sus discípulos preguntaron:

– ¿Por qué lloras, maestro? ¿Acaso lloras porque tienes miedo de que al llegar al Tribunal Celestial te pregunten: ¿Por qué no fuiste como Isaías o Maimónides?”

–Nada de eso –respondió Zusya–. No temo no haber sido un profeta como Isaías o un gran filósofo como Maimónides. Ni soy profeta, ni soy filósofo.

–En tal caso, ¿por qué lloras, maestro? –insistieron sus discípulos.

–Porque tengo miedo de que me pregunten: “Zusya, ¿por qué no fuiste como Zusya? ¿Por qué no fuiste tú mismo? ¿Por qué no fuiste todo cuanto podías haber llegado a ser?” Si me preguntan esto, ¿qué responderé?

Byron L. Sherwin

Cuento extraído del libro ¿Por qué ser bueno? de Byron L. Sherwin, Plaza & Janés Editores, Barcelona, España, 1999.

El doctor Byron L. Sherwin fue reconocido pedagogo, teólogo, especialista en ética y un estudioso de la Cábala y el misticismo judío.  Autor de dieciocho libros y cerca de cien artículos.

Imagen: El lecho de muerte, por Edvard Munch, pintado en 1895.

Comenta en Facebook

Deja un comentario