La historia de un alma (2)

El Fuerte Rojo en Delhi, India.
La gente visita El Fuerte Rojo en Delhi, India. El Fuerte Rojo es una compleja fortaleza del siglo XVII que fue designada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2007 — Foto: Hackman.

Fui un hombre perro. Condenado a caminar sobre mis manos y rodillas. Mis huesos fueron quebrados cuando era niño. En el slum(1) es creencia general que nuestra condición alivia la de otros. Traemos suerte y compartimos las monedas que nos dan los turistas. Mi recuerdo más vívido fue el de aquella mujer saliendo del Lal Qila(2) acompañada por su grupo. Esperé a los turistas junto a los vendedores de collares y pulseras. Yo no vendía nada. ¿Qué adorno podría transportar con mis impedimentos físicos? Sólo apelaba a la turbación que producía mi aspecto.

Un barrio pobre (slum) de Delhi, India.
Un barrio pobre (slum) de Delhi, India. — Foto: Chris Jackson / Getty Images.

Fue entonces cuando la vi. Se distinguía del grupo por su gesto concentrado y una luminosidad limpia dimanaba de su persona. Pensé en una madre y en países lejanos donde la gente tiene el pelo suave y muy rubio. Me acerqué tan rápido como me fue posible. Ella debió ver mis ropas raídas balanceándose hacia un lado y otro. Yo la miraba fijo, no quería perderla de vista. Se ubicó entre dos hombres para que no la molesten con las ofertas de pedrerías coloridas. Continué mi persecución sin decir palabra. Todos caminaban ligero en su deseo de liberarse de los mercachifles, mas esto no me amilanó. Sobre mis extremidades me deslizaba tan rápido como ellos y ya cerca del colectivo, me paré al lado del guía mientras ella le murmuraba al oído. Como mi movilidad está limitada he adquirido sentidos agudos y diferentes y desde mi esperanza deduje que le pidió protección. Yo sabía que necesitaba abrir su billetera sin ser advertida por sus compañeros, ciegos y sordos ante nuestro plañir clamando por unas rupias para comida. Él la ayudó simulando que conversaban, no sin antes mirar de soslayo hacia el suelo, donde yo me encontraba; la mujer aprovechó el momento y me extendió el billete con el rostro de Mahatma Gandhi.
– ¡Thanks, Madam!(3) –exclamé agradecido. Esa noche comeríamos chapati(4) y arroz con lentejas y hasta los dulces de coco y nuez que vendía Kumar en las calles de Delhi.
Jamás olvidaré su mirada y ella jamás olvidará la mía. Apenas un segundo y fuimos uno, alma con alma, espíritu con espíritu.

Amanda Hermoso
La historia de un alma (fragmento).

Amanda Hermoso

La escritora Amanda Hermoso ha obtenido numerosos premios a nivel nacional e internacional y es autora de los libros: Ríos en la soledad (cuentos y poemas). Edición del autor. Tandil. (1995); Sombras y luces (cuentos y poemas). Editorial Vinciguerra. Buenos Aires. (1997); El Triángulo y otros relatos (cuentos). Editorial Utopías. Ushuaia. Tierra del Fuego. (2010).

Notas:
(1) Barrio bajo.
(2) Fuerte Rojo. Delhi. India.
(3) ¡Gracias, señora!
(4) Pan indio.

Comenta en Facebook