Lucas 9:60

Lucas 9:60

Estudio bíblico

“Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.”

–Deja lo muerto, deja el pasado y ven, conviértete en mi discípulo– dijo, el Señor.  

El joven, quien había manifestado intención de seguir a Jesús, no esperaba esta respuesta contundente, casi un mandato. Algo consternado, respondió – ¿Qué he de hacer con mis posesiones? Las cabras vagarán por los montes sin tener quién las guíe. ¿Y mi casa? No puede quedar sola, a merced de los salteadores. Además, Señor, mi madre me necesita. No quise decir ya… espera que haga duelo por mi padre…

Jesús continuó su camino. Ante tantas excusas ¿cómo explicar que es necesario negarse a sí mismo y cargar la cruz? ¿Estaría preparado el joven para dejarlo todo? Quizás no era lo suficientemente maduro para entender sus enseñanzas, perseverar y fructificar. Además, balbuceando, acababa de manifestar el sufrimiento por un dolor en su pierna y cierta dificultad en el habla…

Jesús reanudó sus pasos en cumplimiento de cada una de las profecías que lo habían proclamado. Del joven no tenemos más datos que los consignados, aunque podemos conjeturar  que su alma puede haber experimentado fuego interior y adivinamos el lamento del Espíritu Santo ante su titubeo.

El mensaje contenido en Lucas 9:60, sugiere no desatender el llamado divino buscando pretextos o imaginando obstáculos. Jesús lo invitó a seguirlo, pero frente al joven se alzó un muro de razonamientos que lo llevaron al temor y la inacción.

No dudemos ante sus Palabras “ven y sígueme” (Mt.19:21). Busquemos refugio en la fe, en el buen pensar, el correcto hacer y el estudiar sus Escrituras. No vacilemos. Él dijo “no temas, cree solamente” (Mr. 5:36).

Amanda Hermoso, Bachiller en Teología Bíblica.

Amanda Hermoso

Relato basado en diferentes citas bíblicas: Negarse a sí mismo y cargar la cruz (Mt.16:24); renunciación (Lc.14:26); dejarlo todo (Lc.14:33); constancia (Jn.8:31); fructificación (Jn.15:8); obstáculos espirituales y posesiones mundanas (Gn.19:26; Mt.19:22; He.12:1); desánimo (Neh. 4.10); lazos familiares (Lc.9:59); excusas de incompetencia personal (Ex.3:11; Ex.4:10); debilidad personal (Jer.1:6,7); la presión del deber: el deber como fuego interior (Jer. 20:9); lamento interior (I Co.9:16); llamado divino, arrepentimiento y vida justa (Ez. 33:11).
Bibliografía: Biblia de referencia Thompson.

La escritora Amanda Hermoso ha obtenido numerosos premios a nivel nacional e internacional y es autora de los libros: Ríos en la soledad (cuentos y poemas). Edición del autor. Tandil. (1995); Sombras y luces (cuentos y poemas). Editorial Vinciguerra. Buenos Aires. (1997); El Triángulo y otros relatos (cuentos). Editorial Utopías. Ushuaia. Tierra del Fuego. (2010).

Imagen: «Cristo y el joven rico», obra de Heinrich Hofmann (pintor alemán de finales del siglo XIX) que se encuentra en la Iglesia Baptista de Riverside de Nueva York.

Comenta en Facebook

Deja un comentario