Nada

Nada

Era el mismo traje de baño azul que me había servido en el pueblo para entrar en el río el verano anterior. El río aquel, que junto a la huerta de mi prima pasaba profundo, doblándose en deliciosos recodos, con las orillas llenas de juncos y de fango…

En primavera corría turbio, cargado de semillas de árboles y de imágenes de frutales florecidos. En verano se llenaba de sombras verdes que temblaban entre mis brazos al nadar… Si me dejaba arrastrar por la corriente, aquellas sombras se cargaban de reflejos sobre mis ojos abiertos. En los crepúsculos el agua tomaba un color rojo y ocre.”

Fragmento de Nada, novela de Carmen Laforet.

Carmen Laforet

Carmen Laforet (Barcelona, 1921 – Madrid, 2004) fue una escritora española nacida en Barcelona el 6 de septiembre de 1921. En 1944, presentaría su novela Nada al recién creado Premio Nadal, otorgado por Ediciones Destino, con el cual sería galardonada. La prensa del país, la aclamaría como toda una revelación literaria, y de esta manera Nada se reimprimió hasta tres veces el mismo año de su publicación.  Laforet supo transmitir en esta obra, escrita con un estilo literario que supuso una corriente de aire fresco en la prosa de la época, la lenta agonía de la pequeña burguesía de posguerra. Los personajes adultos de la novela caminan desorientados por un territorio cargado de temores y heridas mal cicatrizadas. Frente a ellos, Andrea y su amiga Ena representan una nueva generación que ve cómo sus ansias de crear un mundo diferente son sistemáticamente abortadas. En el árido escenario de la posguerra española fueron pocas las voces literarias que se elevaron sobre el silencio y menos aún las de las mujeres, retaguardia doméstica de un país militarizado y machista. Pero fue en ese contexto poco favorable en el que una muchacha de veintitrés años sorprendió a todos con su primera novela, que pasaría a la historia de la literatura española y universal. Nada sería -tras El Quijote, La familia de Pascual Duarte o Cien años de soledad– una de las novelas en lengua española más traducida de todos los tiempos.

Imagen: Acrílico sobre lienzo, por AnnMarieBone.

 

Comenta en Facebook

Deja un comentario